Páginas vistas en total

viernes, 9 de diciembre de 2011

Éramos jóvenes y creíamos que podíamos comernos el mundo.
Las hormonas que fluían dentro de nosotros, en un proceso semejante al de una bomba de relojería a punto de estallar, repetían continuamente a nuestras mentes "Rebélate, rebélate".
Lo más sencillo era dejarse llevar, y nosotros íbamos a contracorriente.
Pero pronto llegaba el arrepentimiento. Y nos despertábamos, desnudos, en una casa desconocida, con una persona que juraríamos no haber visto jamás y sin rastro de nuestras bonitas bragas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario