Páginas vistas en total

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Me ahogo entre páginas en blanco,
He vendido mi alma,
buscando la felicidad en cápsulas.
Vuelve. Por favor.

sábado, 31 de enero de 2015

Andrea, árboles y abstracciones absurdas

Andrea se hace un blog y me pregunta si es que yo sé como funcionan. Supongo que porque ambas tenemos ese gustito por plasmar nuestras cosas en lugares donde podemos volar;  y los buscamos. Y que, bueno, que llegamos a algo como esto porque sabemos  pocas cosas más donde escribir en un clicclicclicc y soñar que interesamos  más que un renglón de quien nos lee, y que son más que amigos que no nos entienden nada por tener una mente trastornada por demasiado algodón de azucar y nubes de caramelo  (y porque es taan cansado escribir a lapiz cuando estas absorbida por los malvados villanos de loa teclados que no dan música feliz).
La cuestión es que no me acuerdo. Pero sí que tengo esto y lo desempolvo y me río porque me gusta pensar todas las veces que me he enamorado y todo lo que he escrito siendo lo que ya no soy. Y me averguenza pensar que cada dia soy otra, pero que al no ser yo, pues me quiero un poco más  aunque me riño tambien muchhho y, bueno. Debería ser menos puntillosa con la niña y dejarla pintar en la pared.
Hola Andrea. Rómpeme el diente, sumemos juntas, pídote un beso que yo te doy más. Eso simplemente me apetecia decirlo.
Y que no soy una blogger, porque eso no se.
Pero algun dia escribiré un libro
Plantaré a un hijo
Y pariré a un árbol.
Pablo me va a conseguir un huevo de pato. Y lo quiero mucho.
Al pato, digo