Páginas vistas en total

viernes, 8 de julio de 2011

un día más

Estamos en Julio. Hace poco llovía y ahora el aire parece pretender arrastrarnos con el hacia el cielo.
Me acabo de tomar un helado de tarta de queso. Estaba rico, pero yo le pondría más galletas, le dan su suntancia, su puntillo.
Tengo en mi mesa mis apuntes de historia. Odio esa asignatura, no debería ni de existir para un estudiante de mi carrera, pienso, aún sabiendo que realmente es importante que nos centremos en ella. Aún así, estaría mucho mejor si no fuera tan terriblemente aburrida.
Supongo que no faltará mucho para que olvide este momento. He terminado de comer, he dejado dos platos , un vaso y cubiertos en el lavaplatos, lo que para mí supone un esfuerzo sobrehumano, y ahora me dispongo en mi silla en una postura fatal para el buen funcionamiento de mi espalda, pensando que tal vez debería comenzar a escribir algo serio, pero no se lo qué.
¿Sabéis en lo que estoy pensando ahora? Me gustaría formar parte de un equipo de superhéroes, como los de Xmen. Siempre he querido tener poderes. Sobre todo, controlar el fuego. Sería impresionante.

jueves, 7 de julio de 2011

El amour

Ay, el amor. ¿Es bonito verdad? Muchos dicen que es el centro de nuestra vida. Tal vez lo sea, visto que todo entretenimiento, sean en forma de películas, libros o relatos de algún amigo afortunado, parecen estar impregnados de esta sustancia casi adictiva.
En cuanto a la pregunta de qué es exactamente el amor, me quedo sin palabras que puedan albergar definición alguna. Soy extremadamente inexperta en estos temas de sentimientos, ilusiones, o qué se yo. Para tranquilizar mis sed de sensaciones románticas, suelo responder a mis inquietudes que no es más que una mezcla de cariño y sexo. Siempre puede existir el sexo sin amor, basándose solo en el placer físico, incluso el sexo sin deseo, como rutina. Pero supongo que cuando tienes sexo te encariñas con la persona que te ofrece su cuerpo desnudo, digo yo. Tampoco soy experta en esto, desgraciadamente soy extremadamente inexperta en muchas cosas, pero sé divagar, lo que me hace llegar a la conclusión de que estoy equivocada. El amor no es solo sexo y cariño, es algo más pero ¿Qué?
Siempre he sido muy fantasiosa. De verdad he creído, y con vergüenza admito que lo sigo haciendo, en que la sensación tan aclamada de mariposas en el estómago es imprescindible a la hora de amar. No, mejor dicho, a la de enamorarse, porque, dada mi obsesión en la comprensión de este tema, he descubierto que amar y enamorarse son cosas totalmente distintas. Ya tenía un lío montado en mi cabecita soñadora y esto solo me lo ha complicado más. Porque si enamorarse es sentir todas aquellas sensaciones que ilustran en los libros, aquellas que la mayoría de las personas creemos o creíamos que eran síntomas de amor y las cuales yo las veo como algo completamente imposible... ¿Qué coño es entonces el amor? Aparte de la continuación del enamoramiento, me refiero. Sí, no son pocas las personas que se enamoran. Yo, por ejemplo, he creído hacerlo más de una vez, pero no muchas consiguen llegar hasta lo que se denomina amor, que es lo que buscamos. Una vez que se acaban las sensaciones las relaciones suelen ir a pique. ¿Es entonces este sentimiento aclamado tan importante, necesario y hermoso como lo pintan? desde luego, te hace pensar.
Enamorarse, amar, desear, querer, abandonarse en otro, dar y compartir... Qué lejano parece todo aquello de mi vida. Es una pena. Además, no entiendo porqué se me presenta como una ecuación con muy difícil solución, si soy una románticona. Las románticas   de nacimiento deberíamos tener permitido enamorarnos, por lo menos, una vez en la vida. A la mía aún le falta mucho, pero no albergo demasiadas esperanzas la verdad. Porque para poder querer y todas esas cursiladas hay que saber quererse ¿no? saber quién es uno mismo para poder dar una gran parte de sí hacia otra persona. ¿Y las que no lo sabemos? otro inconveniente.
También está el de poder elegir. Que si te gustan hombres, o mujeres, rubios o morenos, altos, delgados o fuertes... pero tampoco es así ¿cierto? Yo he encontrado a más de una persona que me gustaría haber amado, o al menos, enamorarme, aunque fuera un mínimo. Pero no hay manera.... aún  encima tenemos que atenernos a lo que nos toque. Y pueden tocarnos personas realmente hirientes, malvadas y manipuladoras. ¡Pero qué más da, si es el amor, es un bello sentimiento y nosotros, irónicamente, bailamos a su son! Todo sería mucho más fácil si nos limitásemos al sexo. Nada de hacer el amor ni esas tonterías. Que nos enseñaran a reproducirnos, no lo digo por vicio, sino porque, en teoría, o así me han enseñado, la reproducción es la meta  por la que queremos. O mejor, estaría bien tener un propio libro de instrucciones que nos permitiese querer, dependiendo de nuestra forma de ser y todas esas cosas. Nacer con él, sería perfecto. Desde luego, habría menos guerras, más tranquilidad y sosiego y todo sería, seguramente más verde y más feliz, porque, quien tiene amor parece también poseer la felicidad.
El amor esta sobrevalorado, creo a veces. No existe, es una ilusión. Y nosotros, unos ilusos, hasta tal punto , que a veces hasta lo creemos.
Si no es cierto, traerme a mi hombre, mi media naranja, mi principe azul, mi yang, el héroe de mis sueños... Traédmelo y cambiaré de opinión. Pero no existe, ni existe ni hay en mí nada que sea capaz de quererlo o anhelarlo.
Citando a Alba (bendita escuela de teatro), de una forma apropiada a nuestro tema: "Querido amor, se existes, fai algo. E se non, deixa de dar a lata"
Paz, hermanos.