Páginas vistas en total

martes, 29 de mayo de 2012

Me avergüenza pensar que ha habido en mi vida muchos (para mí, demasiados) momentos en los que me he considerado única. Es cierto que hace  tiempo que ya no siento aquella ilusión por declararme diferente a todos los demás, la cual, para qué negarlo, era increíblemente hermosa.
Os preguntaréis (no, en realidad no lo haréis, pero me gustaría simplemente responder a esa pregunta y pretender que no hablo únicamente conmigo misma) cuál ha sido la causa por la que, de repente, he dejado de sentirme anormal y he decidido asumir, sin ninguna duda, que no soy más que una personas de otras muchas que rodean este mundo. Pues bien, he aquí una sencilla aclaración: Porque

No hay comentarios:

Publicar un comentario